REGRESA AL PARAISO CON EL QUINTO ELEMENTO

REGRESA AL PARAISO con el quinto elemento es un libro que forma parte de un proyecto que nació de la necesidad de poner en orden todo lo que he ido descubriendo y aprendiendo durante los ultimos 10 años para poder comprender y transformar lo que no funcionaba en mi vida. Una de las cosas que descubrí fue que la madurez de una persona no está relacionada con la edad si no con lo consciente que es de sus heridas emocionales, sus creencias limitantes, sus miedos internos que ni siquiera sabe que tiene y del daño tan grande que puedes llegar a hacer en los demás, sobre todo a las personas más cercanas y que más quieres, si no te haces responsable de ti mismo.

Espero que sirva de ayuda a todas las personas que vibren conmigo, especialmente a esas mujeres que se olvidaron de ellas mismas haciendo lo que el entorno exigía y esperaba de ellas para ser aceptadas. Falta poco para que el libro esté a la venta pero mientras tanto os dejo un adelanto del primer capitulo.

  1. LO QUE REALMENTE ERES

 

       Eres la unión del cielo y la tierra, materia y energía, el resultado de las creencias de tus ancestros, un ser espiritual teniendo una experiencia humana, terrenal.

 

      Ábrete a la posibilidad de que las cosas no son como te las han  contado. En el universo infinito en el que vivimos lo único que está en desequilibrio y bajo la energía del miedo es el ser humano.

 

         Nacemos en un mundo en el que el ser humano lleva miles de años siendo manipulado a través del miedo, por lo tanto, crecemos y vivimos en un mundo desequilibrado del que formamos parte.

Nos hacen creer que si no estamos equilibrados (dentro de ese desequilibrio) es culpa nuestra por no tomar buenas decisiones.

 

 El mundo que ves cada día, el entorno que te rodea es el resultado de la suma de todos, sin excepción, incluido tú. Y siento decirte que cuanto más adaptado estás a este mundo, a sus normas y creencias que das por válidas y que ejecutas sin hacerte preguntas, más manipulado estás y más difícil será que puedas verlo y aceptarlo.

 

            El motivo de ese desequilibrio está directamente relacionado con nuestro poder interno, esa parte divina y creadora que la mayoría de las personas ignoran que tienen porque nadie les ha enseñado a vivir desde la energía del amor. Al no ser conscientes de esta información no pueden dirigir su propia energía, y si tú no estás dirigiendo tu propia energía, entonces estás inmerso en la energía del miedo y alguien se estará aprovechando de ella en su propio beneficio.

 

           Tenemos que comprender que el mayor poder que hay en el mundo es el poder de la información. Es esa información que recibimos desde que nacemos la que está manipulada y bañada de miedos. Lleva manipulada siglos y siglos, ahí está la dificultad, porque es la información que recibieron nuestros abuelos de sus padres, nuestros padres de los suyos y que nosotros mismos recibimos de ellos la que está manipulada y que si no das por válida en tu propia vida te puede crear muchos problemas.

 

         Tu entorno te condiciona a llevar una vida similar y si te sales de lo que se considera correcto entonces ese entorno te cae encima. Quiere que estés de acuerdo con él y, si no es así, entonces estás contra él y comienzan los problemas. No nos dejan ser quien realmente somos. Nos convertimos en lo que nuestro entorno quiere si queremos ser aceptados y amados, para no ser castigados por hacer las cosas “mal”.

 

         Hay que tener en cuenta que, dependiendo del entorno en el que nazcas, lo que es bueno y malo cambia. Si naces en una familia de religión cristiana en España las normas por las que vas a dirigir tu vida van a ser muy diferentes, a si nacieras en una familia musulmana en Marruecos, en una tribu del Amazonas, en una comuna hippy en EE. UU. o cualquier país/religión/estatus social que se te pase ahora mismo por tu mente. Cuando quitas todo eso, lo que queda es lo que eres. Eres esa parte que no cambia independientemente del entorno en el que naces.

 

         Somos energía, como absolutamente todo en todo el universo. Lo que nos diferencia del resto de la creación es esa parte divina, esa parte que tiene el poder de elegir en cada momento el siguiente paso que vas a dar para poder crear la vida que deseas materializar y, así lograr que tus sueños se hagan realidad. Este es el poder de bajar el cielo a la tierra.

 

          Nací en una familia católica y me eduqué en la creencia del infierno y del paraíso. Yo no soy una persona religiosa, pero sí espiritual. la diferencia entre los dos conceptos es la siguiente: la religión tiene intermediarios entre tú y Dios, te dicen lo que tienes que creer. Es como vivir en una pecera en la que dependes de alguien para todo (comer, para mantenerte limpio y saludable…). Al ser dependiente te vuelves manipulable. En cambio, en la espiritualidad no hay intermediarios, te haces consciente de tu parte divina, no se trata de creer, se trata de sentir, de sentir a Dios en ti, es vivir en el océano libre, independiente haciéndote responsable de ti mismo y manteniéndote a salvo.

Para mí la figura de Jesús representa el océano, lo que nosotros mismos podemos llegar a ser, seres despiertos, conscientes de su poder creador y la religión que se ha creado alrededor de su figura es la pecera que ha creado el hombre para manipular a las personas durante miles de años.

 

            Yo he salido de la pecera y he llegado a comprender (siempre desde mi experiencia y respetando la opinión personal de cada uno), que nunca nos fuimos del paraíso.

El ser humano convirtió el jardín del edén en el infierno que conocemos actualmente. La salida del paraíso fue la caída de la consciencia humana a la inconsciencia de olvidar lo que realmente somos, caímos en el infierno de la energía del miedo. Ignorar que tenemos esa parte divina nos lleva directos al infierno. A vivir desde el miedo.

 

             La buena noticia es que regresar al paraíso solo depende de ti. Pasar del infierno al paraíso, de la energía del miedo en la que estamos inmersos a la energía del amor única y exclusivamente depende de ti. Cuanto más consciente eres de tus creencias y conceptos erróneos, de tus heridas emocionales, de tu poder de creación, entonces te vas volviendo menos manipulable porque, aunque te cueste creerlo, llevas toda la vida siendo manipulado.

 

              En mi experiencia personal he pasado del infierno de una vida en la que mis heridas y miedos me llevaron a una situación en la que no podía tener una vida normal, tenía estrés postraumático crónico, no podía salir de casa, tenía pesadillas prácticamente todos los días de las que me despertaba con el corazón que se me salía del pecho, con crisis de ansiedad, sin poder parar de llorar. Cuando me daba cuenta de que había sido una pesadilla mi estado empeoraba, porque de mi vida no podía despertar, prefería las pesadillas.

 

             Diez años separan mis dos vidas. En ese tiempo he llegado a comprender por qué me ocurría todo lo que estaba viviendo, y el poder liberarme de todo lo que me dañaba fue fundamental para comenzar a crear la vida que YO he decidido tener.

 

            Salir del infierno y volver al paraíso se consigue equilibrándote.

Y lo primero que debes hacer para poder lograrlo es saber lo que eres, cómo funcionas.

Eres:

 

Materia + Sentimiento + Pensamiento + Energía + Consciencia

Tierra + Agua + Aire + Fuego + 5.º Elemento

Cuerpo + Emoción + Mente + Espíritu + Alma

 

          Puedes estar más de un mes sin comer, varios días sin beber, varios minutos sin respirar, sin energía tu cuerpo físico muere y sin el 5.º elemento no existirías porque la energía no puede morir, solo transformarse. Entonces podemos decir que ocuparte de tu consciencia es más urgente que ocuparte de tu energía, ocuparte de tu energía es más urgente que ocuparte de tus pensamientos, ocuparte de tus pensamientos es más urgente que ocuparte de tus emociones, y ocuparte de tus emociones es más urgente que ocuparte de tu cuerpo físico.

 

            Hazte consciente de que eres un alma viviendo una experiencia humana, un alma que es capaz de dirigir su propia energía, empleando la mente para visualizar y darle forma a lo que tu alma pide experimentar en esta vida, sintiendo con fe inquebrantable que todo es posible y usando nuestro cuerpo físico para materializarlo y crearlo en la tierra. Eres esa parte de ti que cuando termina tu estancia en esta vida en la tierra, vuelve a casa, a la fuente, a Dios, cargada con las experiencias vividas.

 El orden es muy importante para crear materializar la vida que deseas. Al hacerme consciente de esto me di cuenta de que solo había usado (y mal usado) 2 de los 5 elementos: mente y cuerpo…